El descanso y el equilibrio emocional favorecen nuestra belleza
14/08/2017 Sofia Garicano

El descanso y el equilibrio emocional favorecen nuestra belleza

Cuando estamos sometidos a periodos de angustia o de agotamiento, nuestra piel pierde brillo y elasticidad, lo que puede favorecer la aparición de arrugas y de problemas cutáneos. El exceso de cortisol que provoca un estado de tensión constante causa la erupción de los antiestéticos granitos y las ojeras se oscurecen como consecuencia de la falta de sueño.

Nuestro pelo también se ve afectado: el estrés puede provocar la pérdida repentina de cabello, al interrumpir el crecimiento del folículo piloso, y la aparición de canas, ya que también detiene la producción de melamina.

En muchas personas, el estrés produce el hábito de morderse las uñas, empeorando su aspecto. Además, también provoca que se vuelvan más quebradizas y que aparezcan líneas o surcos sobre su superficie.

 

La importancia del descanso y el equilibrio para vernos y sentirnos bien

Hay momentos en la vida en los que es necesario parar, reflexionar y tomarse un respiro para poder continuar. El estrés y la fatiga no sólo nos afectan psicológicamente, sino que también influyen muy negativamente en nuestro organismo, provocándonos problemas de salud y empeorando nuestro aspecto.

Cuídate y quiérete. De nada sirve que inviertas tiempo y dinero en cosméticos o tratamientos estéticos si tu situación personal está afectando a tu aspecto y a cómo te ven los demás.

Ten presente que tu cuerpo es un reflejo de lo que sientes y vives por dentro. No hay nada como sentirse bien para proyectar al exterior la mejor imagen de nosotros mismos.