C/ Arquitecto Yarza, 5
3 aplicaciones del Botox que quizás no conocías
03/06/2021 Sofia Garicano

3 aplicaciones del Botox que quizás no conocías

La mayoría de las personas, cuando piensan en el Botox, lo asocian a un tratamiento médico-estético para suavizar las arrugas faciales dinámicas, es decir, las que aparecen cuando gesticulamos.

No obstante, en los últimos años se han descubierto multitud de aplicaciones para esta toxina que nada tienen que ver con la eliminación de los signos de la edad.

Desde Consulta Dra. Flores (Zaragoza) te contamos cómo el Botox puede ser una excelente solución para el bruxismo, la sonrisa gingival o la hiperhidrosis (sudor excesivo).

 

¿Cómo funciona el Botox para el bruxismo?

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes sin fines funcionales, especialmente durante las horas de sueño. Este problema afecta, en menor o mayor grado, a entre el 10% y el 20% de la población.

Nuestros niveles de ansiedad, la tensión acumulada en el día a día… pueden concentrarse en nuestra mandíbula, la cual apretamos como uno de los efectos secundarios más comunes del estrés.

Además de desgastar los dientes, el bruxismo provoca dolor en los músculos del oído, cuello y mandíbula, así como dolor de cabeza o incluso migrañas.

El tratamiento habitual para este problema suele ser el uso de una férula de descarga durante la noche, pero esta solución no ataca a la raíz del problema y no es una opción para las personas que también aprietan la mandíbula durante el día.

Una solución eficaz es inyectar Botox (toxina botulínica) directamente en los músculos responsables del movimiento de la mandíbula para aliviar la tensión. La toxina botulínica reduce las fuerzas provocadas por el gesto de apretar los maxilares y también ayuda a aliviar la tensión y los dolores de cabeza. Sus efectos duran de 6 a 9 meses.


 

Tratamiento de la sonrisa gingival con Botox

Una sonrisa típica o “ideal” generalmente no expone más de 2 milímetros de los tejidos de la encía superior, mientras que, cuando hablamos de una sonrisa gingival, lo habitual es que se muestren 3 milímetros o más de los tejidos de la encía superior.

Las personas con una sonrisa gingival pueden sentir que sus dientes son más pequeños de lo normal, ser reacios a sonreír o incluso estar acomplejados por su sonrisa. Sin embargo, este inconveniente estético puede tratarse fácil y eficazmente con Botox.

Lo mejor de este tratamiento es que no es invasivo y se trata de un procedimiento rápido que no compromete la salud de las encías. Al inyectar el Botox, se relajan los músculos del labio superior y se limita la subida del labio superior al sonreír, por lo que las encías permanecen cubiertas. De esta forma, logramos una sonrisa más armónica.
 

Botox para el tratamiento del sudor excesivo (hiperhidrosis)

La hiperhidrosis es el término médico para la sudoración excesiva. Se refiere a cualquier sudoración anormal, como el sudar cuando no hace calor. Es un problema que puede generar inseguridad a la persona que lo padece.

Normalmente, el sistema nervioso activa las glándulas sudoríparas cuando aumenta la temperatura corporal. Así es como el cuerpo se enfría automáticamente. Sin embargo, en las personas con hiperhidrosis, los nervios que envían la señal a las glándulas sudoríparas están hiperactivos.

Al recibir inyecciones de Botox directamente en la zona del cuerpo que suele sudar, los nervios hiperactivos se paralizan. Cuando los nervios no pueden enviar señales a las glándulas sudoríparas, no se suda.

De esta forma, el Botox se convierte en una excelente opción para frenar la sudoración excesiva en zonas como la axila, las palmas de las manos, las plantas de los pies…

 

Si quieres poner fin a alguno de estos problemas, consúltanos

En Consulta Dra. Flores contamos con la colaboración del Dr. Jesús Chicónexperto en tratamientos con Botox, para ayudarte a dar con una solución sencilla y eficaz a estos problemas.

Pide tu cita hoy mismo para tu valoración gratuita, estaremos encantados de asesorarte y ofrecerte la mejor solución adaptada a tu caso particular.

976 79 53 44 | 619 13 54 53